Saltar al contenido

¿Por qué no puedo dejar de pensar en una persona que no conozco?

Si te estas enamorado de alguien que en estos momentos esta lejos, entonces debes estar haciendote esta pregunta: ¿Por qué no puedo dejar de pensar en una persona que no conozco? En este post, vamos reflexionar sobre esta relación que podrías sobrellevarlo muy bien, sí sigues los pasos que vas a ver a continuación

El amor no tiene reglas, podemos encontrarlo en cualquier lugar y momento de la vida. El corazón sabe lo que quiere y no siempre es fácil explicarlo. Pero conviene ser muy cuidadoso al entregarlo, pues podemos sufrir una decepción que nos lastime. Cuando abrimos los sentimientos a otro nos volvemos vulnerables y es fácil salir heridos. Y en este caso, estimada lectora o lector, que al caso es lo mismo, es muy difícil que pueda surgir una relación sana con una persona que no conoces.

Tal vez iniciaste los contactos a través de alguna de las redes sociales. Y desde entonces han mantenido contacto, probablemente muy a menudo. Quizás todos los días. Se cuentan la vida y se escuchan. Comparten gustos y música. Se envían mensajes, videos, chistes, fotos. Parece que comparten como una pareja, sin conocerse.

Es evidente que le muestras tu mejor cara. Y del otro lado están haciendo lo mismo para ti. Como actuando para el público. No significa que estén mintiéndose (aunque puede pasar y no lo sabrías) sino que están en un cortejo permanente. Puede que hasta hayan llorado y se hayan contado secretos tristes o vergonzosos. Siempre en el escenario del computador o teléfono, que no es igual que en persona aunque parezca.

¿Por qué no puedo dejar de pensar en una persona que no conozco?
A veces olvidamos que tenemos una vida por vivir por relaciones que no tienen futuro.

Reflexión del por qué no dejas de pensar en esa persona

Pareciera la persona perfecta ¿verdad? Y seguro tú también se lo pareces. Es que ambos están ofreciendo al otro lo mejor que tienen. La paciencia, la dulzura, el buen humor que está en ti y que, en circunstancias normales no sería tanto. No puedes ser impaciente con alguien que solamente puedes ver por la pantalla.

En realidad no puede herirte, está lejos, del otro lado. Tú puedes aislarte, leer un mensaje luego, no contestar, déjalo para después. Y él o ella también. Así es muy sencillo llevarse bien, claro, porque la impulsividad y el mal humor los reservan para otro momento. De ese modo puedes soñar con una relación perfecta, un encuentro en algún momento del futuro en que van a poder ser tan felices juntos. Sabiendo, dentro de ti en algún rinconcito, que justamente la distancia es lo que hace esto perfecto.

5 razones posibles

  1. Te acostumbraste a que te escriba todos los días

Todo el  tiempo, como una presencia permanente lo o la tienes cerca. Mensajitos, videos, fotos y emoticones. No se olvida de tus cosas, actividades. Te felicita por tus logros, pregunta cómo te fue, te da ánimo y aliento, comparte tu pesar cuando algo no sale bien. Ahora te hace falta, ya te acostumbraste a tener esa sombra agradable siguiéndote en tu vida.

  1. Hablar horas y horas por llamada

Y puedes hablar con él o ella como con nadie. Tanto, que el tiempo no cuenta cuando están conectados. De día o de noche, hasta muy tarde o hasta el amanecer. Hasta quedarse dormidos y luego reinician, cuando ambos están dispuestos. La mejor comunicación con otro de tu vida. Cómo puedes dejar de pensar en alguien tan especial, que te conoce y comprende mejor que cualquiera.

  1. Compartir toda tu vida con esa persona

Es una compañía perfecta, casi mágica. Puede tener alguna debilidad o defecto que te haya mostrado, pero no tienes que manejarlo, soportarlo o padecerlo. Solamente lo que ves en la pantalla. Eso es lo que la hace (o lo hace) tan especial. No hay molestia, solamente la compañía, la comprensión, la ternura, la caricia hablada, los detalles especiales.

No hay malos olores, explosiones de carácter, celos o llegadas tarde.  Con una persona así seguro quisiéramos compartir más. Lo que hace que esta persona pueda ocupar un espacio tan importante en tu vida ahora es justamente que no se materializa. Puedes imaginar que se ven, se encuentran, se abrazan. Puedes imaginar que compartan todo lo que viene, todo, porque se ve tan perfecta.

  1. Quererlo/a ciegamente

Y querer, amar sin límites. Con todo el corazón. No hay secretos con él o ella,  a menos que quieras. Y en todo caso, nunca te va a descubrir. Hasta te puede parecer mejor ocultarle cosas y evitarle así el sufrimiento y para preservar esta amistad, esta relación, este amor  en el nivel de perfección que quieres y que tanto estás disfrutando.

Claro que del otro lado puede estar pasando lo mismo, pero tú no te enteras. Como dice la canción, ojos que no ven corazón que no siente. Tú también ves y conoces solo lo que te quiere mostrar.

  1. No salir de casa

Y para vivir toda esta experiencia de amor tan maravillosa no necesitas ni siquiera salir de casa. Basta con tu computador en el dormitorio o en el escritorio. Y tu teléfono encendido. Estás haciéndote daño, amiga, amigo, y probablemente no te das cuenta. Apostando tanto sentimiento a una relación imposible, ciega, que no va a llegar a ninguna parte.

Aunque se pudieran encontrar en algún momento, en algún futuro, no serían las personas que se han estado mostrando sino gente normal que ha estado desarrollando una obra de teatro para un público de una sola persona. Mostrando lo mejor que tiene o lo que piensa que debería mostrar para ser querida, querido. Tomando notas de los eventos del otro para no olvidar alguno, y así ser el primero en felicitar o preguntar cómo estás, cómo te fue, cómo te sientes.

Y mientras esta relación a distancia se desarrolla estás perdiéndote la vida real. Lo que sucede a tu alrededor con las personas que están ahí. Viéndote inaccesible, pues tu mente y tu interés está en otro lado, en la computadora y el Facebook y las demás redes. Cambiando lo verdadero por una relación que no puede concretarse y que te aísla, te disminuye. Tienes que cortar con esto para que puedas regresar a la vida real. Aunque te cueste. Aunque duela, como duele siempre que perdemos un sentimiento.

3 consejos poderosos para olvidar a alguien que no conoces

Ahora vamos a reflexionar tres concejos que pueden ser poderosos para olvidar esta relación si te enfocas en trabajarla.

  • Vuelve a la realidad

Lo primero es aceptar que esta relación no tiene futuro. Que en realidad no existe, y que para progresar necesitas cortarla. Sacarla de tu vida y de tu pensamiento.

Reemplazarla por relaciones reales con personas que puedas ver, tocar, acompañar a algún lado, con quienes compartir gustos, intereses y experiencias.

  • Dejar en claro la  relación de amistad

Tomate un tiempo, piensa más en todo lo que  te rodea. Dedícate más al estudio o el trabajo. El mal rato es mejor vivirlo rápido y es mejor ser honesto(a) con todos y sobre todo contigo mismo(a).

Sobrelleva esta situación aclarando tu mente que es una relación de amistad entre ambos. Y luego de hecho esto, dedicarse a uno mismo mediante hobbies .

  • Salir con amigos

Busca actividades que te distraigan. Evita la tentación de conectarte otra vez, de saber cómo lo está tomando o enviar un saludo. Tomaste esta decisión por tu bien y al mantenerla te vas a sentir cada vez mejor, hasta dejar de extrañarla y de pensar en él o ella.

Si al comienzo es difícil con los días te va a parecer más fácil, y pronto te va a  parecer un poco tonto que te haya resultado tan importante. Es porque ahora estás muy cercano al problema y ocupa todo tu pensamiento, pero al alejarte verás que no es tanto lo que se sacrifica como lo que se gana. Y como en toda recuperación sentimental, tómate el tiempo que necesites, mantén la decisión y verás que pronto pasa.

¿Por qué no puedo dejar de pensar en una persona que no conozco?
5 (100%) 1 vote