Saltar al contenido

¿Por qué no dejo de pensar en el chico que me gusta?

Te has hecho esta pregunta: ¿Por qué no dejo de pensar en el chico que me gusta? En este artículo vamos a responder a esta pregunta que agobia a muchas chicas que sufren una ruptura amorosa.

Es tan difícil dejar de pensar en ese muchacho que te gusta, que te impresionara tanto, que ahora ocupa tu pensamiento que se ha vuelto un problema, una molestia, un obstáculo para tu vida y tu alegría.  Si estás buscando cómo olvidarlo es porque te cuesta y necesitas hacerlo. Ya sabes que no te  conviene, que no puede haber una relación con él. Puede que esté en pareja con otra, que viva lejos o que no va a volver. O cualquier otra razón. Pero está ahí, como clavado en tu pensamiento y no logras dejarlo ir.

Es posible que en algún momento hicieras en tu mente una película linda en la que se encontraban en el amor, juntos, con todo el futuro como una promesa de felicidad y alegría y no quieres renunciar a ese sueño. Es difícil aceptar la realidad y cambiar las fantasías, que son tan agradables. Pero necesitas hacerlo para continuar adelante y lo primero que hay que hacer ante una ruptura, así sea en tu corazón y sin que se entere nadie, es aceptar este cambio y entender que es por tu bien.

https://www.como-superar-una-ruptura.com;
La razón para no olvidar a una persona es porque te olvidas de tu vida.

Te va a resultar más sencillo de lo que parece ahora cuando, junto a la decisión de seguir adelante, te levantes de tu encierro y tus ideas circulares y vuelvas a salir con tus amigas, a tratar a otros y conocer gente nueva para ti. Si te cuesta un poquito apóyate en el grupo; verás que después se hace muy sencillo y lo vas a disfrutar. Y eso sí que ayuda a quitarte del pensamiento a ese muchacho y abrirlo a otras posibilidades, diversiones y alegrías.

3 razones del porqué no dejas de pensar en él

Veamos entonces por qué es tan difícil sacarlo de tu pensamiento, si ya sabes que no es quien te conviene y también que necesitas dejar de pensar en él para seguir adelante. Una vez que veas las causas de tu pequeña obsesión, estas ideas que no terminan de soltarte y que te están haciendo infeliz y aislada verás que se hace más sencillo superarlo.

  1. Te acostumbraste a él

Es fácil acostumbrarse a la compañía de un chico agradable, que te gusta. Probablemente admiras cómo hace algunas cosas y cuando están juntos te sientes bien, contenta, motivada. Que quisieras que esos momentos no terminaran, pues lo disfrutas tanto. Para dejar de pensar en él puede ayudar mucho que conozcas otros muchachos agradables, que seguro están cerca de ti y ahora no les prestas mucha atención. Como amiga de todos puedes ser muy atractiva y destacar. ¡Inténtalo! No hay riesgo en esto, ni puedes salir lastimada.

  1. Confiaste en él tus secretos

Si compartiste con él algunas confidencias y sentimientos, alegrías y tristezas y encontraste que te gustaba hablarle y escucharle es probable que extrañes esos momentos. Compartir. Siempre queremos tener alguien con quien hablar y comunicarnos. Extrañamos lo que hemos disfrutado, si te gustó mucho compartir tus pensamientos quizás encuentres otra persona con quien hacerlo. Así te será más sencillo reemplazar en tu recuerdo a este chico. Tal vez una amiga, o un grupo. Puede ser de ayuda también un grupo de apoyo, un coach o un terapeuta. Son fáciles de contactar y pueden ayudar mucho.

  1. No sales mucho y te quedas pensando en él

Para evitar arriesgarte y volver a abrir tu corazón es probable que te hayas aislado un poco. Que prefieras la privacidad de tu cuarto y de tus pensamientos que estar compartiendo con otras personas con las que no te identificas tanto como con él. Asusta un poco iniciar relaciones, pues no sabes nada de la otra nueva persona.  Y con este chico ya te identificaste y te sentiste bien. Parece lógico que lo extrañes y le dediques tantos pensamientos.

Posibles peligros de obsesión

Pero es necesario que veas el peligro en que te pones, amiga, si no dejas de pensar en este chico. Que de tanto pensar en él lo estás idealizando de tal modo que después ningún otro va a poder compararse. Que puedes obsesionarte con la imagen que estás desarrollando en tu imaginación con él, y tú sabes que tienes que superarlo para volver a experimentar la vida con las personas que te rodean y con las que el destino te vaya a presentar.

Y encerrada en tu pensamiento te vas a perder todo lo bueno que viene. Si hablas con tus amigas verás que todos los días suceden cosas interesantes, emocionantes, y tú dale que pensando en un muchacho que no puede ser.

Lo mejor es que salgas y conozcas más personas

Por esa razón lo más conveniente es que conozcas a otras personas. Todas las que la vida te presente. Que no van a venir a tocar la puerta de tu dormitorio, hay que salir de casa y abrir las oportunidades. Tanto en la práctica, a través de actividades que te lleven a nuevos lugares, como en tu mente, para recibir con una bienvenida sincera las experiencias, vivencias y a la gente que vas a encontrar. Que te van a presentar o que simplemente están ahí, por todos lados, y que con la actitud adecuada van a buscar presentarse a sí mismas.

3 consejos para dejar de pensar en él

Para dejar de pensar en él, lo primero es aceptar que necesitas superar este bloqueo en tu mente y sustituir su presencia permanente por otras personas.

  • Protégete.

Al menos por un tiempo sácalo de tu vida, de tus redes sociales y teléfono, evítalo en tus actividades. Bota sus recuerdos o dáselos a alguna amiga para que los devuelva en tu nombre, si prefieres. Si tienes que verlo (en el trabajo o en clases, por ejemplo) solo salúdalo y sigue en lo tuyo. Te respetará y será más fácil para ti. La primera vez puede ser difícil, pero verás que luego deja de serlo. Al final será normal, y hasta puede que secretamente divertido cuando ya no te importe.

  • Dedícate a ti

Como si estuvieras recuperándote de alguna enfermedad, es momento de cuidarte. Interesarte solamente en tus cosas, en tus actividades. Has ejercicio, siempre produce bienestar y es mucho mejor que encerrarte a comer helado. Llama a tus amigas y sal con ellas a cualquier lado, distrae tu mente. Si conoces otros muchachos puedes coquetear un poquito, te hará sentir bien, pero sin hacer compromisos por ahora pues estás vulnerable. Así también puedes evaluar otras personas, te darás cuenta que estás sufriendo demasiado y hay muchos otros chicos en el mundo.

  • No estás sola

Si se te hace difícil procura hablar de tus sentimientos con esa amiga especial que sabe escuchar. Al hablar de nuestros sentimientos los ponemos en perspectiva, en su lugar. Es muy probable que te des cuenta que la situación no es tan grave, que tú puedes superarla y seguir adelante, que te estás esforzando demasiado. Y lo que no veas, pues tu amiga te lo va a decir. Es muy bueno tener una perspectiva desde afuera.

Tú puedes dejar de pensar en ese chico. Toma la decisión, que implica aceptar que no puede haber una relación y que no te conviene seguir dedicando tanto de ti, de tus sentimientos y emociones. ¡Adelante, depende de ti!

¿Por qué no dejo de pensar en el chico que me gusta?
3.6 (72%) 5 votes