Saltar al contenido

Consejos para sobrevivir a una ruptura de amor de manera rápida

En esta página encontraras los 10 mejores Consejos para sobrevivir a una ruptura de amor de manera rápida. Se bienvenido, deja de a un lado las distracciones y enfócate en la lectura.

Cuando una relación de pareja termina causa mucho dolor. Es una herida abierta en el alma que nos invade, que ocupa todo el pensamiento y todas las horas del día y la noche. Que nos impide el descanso y amarga el sabor de todo.  No hay alegrías, ni energías con las que enfrentar la vida. Y nos preguntamos, una y otra vez como un estribillo que no termina de una canción que preferiríamos no oír ¿qué hice mal? ¿por qué? ¿por qué a mí?

No es sencillo desentrañar el sentido profundo de estas preguntas. En realidad la culpa, el cuestionamiento permanente es una manifestación de que hemos aceptado la nueva realidad. Que la relación se rompió, que ya no va a volver esa persona amada y que es necesario juntar fuerzas, aprender de lo vivido y seguir adelante.

Consejos para sobrevivir a una ruptura de amor de manera rápida
A veces la tristeza es mas fuerte que nuestras ganas de seguir adelante

Cuando el amor termina

Una relación de pareja tiene varias bases, y sobre ellas se apoya. Cuanto más sólidas y mejor construidas están, más sólida será. Al comienzo hay mucho de intuición, de identificación con el otro o la otra por un aprendizaje que ni siquiera recordamos. Reconocemos en esa persona especial elementos, características, detalles que vimos en otras personas que identificamos como fundamentales. Padres, hermanos mayores, tíos, maestros han impreso en nuestro inconsciente modelos que buscamos replicar.

Luego desarrollamos la relación y encontramos otros elementos que agregar. Tuvo que ser así, pues la ruptura que tanto te afecta hoy duró un tiempo y se fortaleció. La repetición de la alegría al contacto con esa persona, al abrazo, el beso y el sexo, al compartir tantos momentos creó unos lazos y una dependencia que hoy se extraña, hace falta.

Pero muchas relaciones duran un tiempo y luego los lazos se hacen menos sólidos. La rutina sobreviene y ocupa los espacios que fueron emocionantes. Dicen que el ser humano está programado para mantenerse un tiempo limitado en pareja, y luego busca un cambio. Algunos dicen dos años, otros dicen cinco. Felices para siempre parece parte de los cuentos de hadas que leímos cuando niños.

Y si llega el momento de terminar la relación queda un vacío, una herida abierta que duele y que quisiéramos no tener. No afrontar. Nadie elije sufrir (en teoría) pero lo hacemos. Porque la ruptura es una realidad, pero el dolor es opcional. Para dejar de sufrir es necesario afrontar la situación.

Cómo afrontar la separación

  1. Acepta la realidad

Es difícil, lo sé. Quizás en tu mente has hecho una película en la que él o ella vuelve, arrepentido y sonriente, y todo regresa a la normalidad. Tienes que superarlo y enfrentar el hecho cierto. La relación terminó.

  1. Comienza por ti

Tú eres la persona más importante, dalo por hecho. Si continúas esperando que todo cambie pasa el tiempo y te estancas, te quedas en esa tristeza y rabia que ahora ocupan todo tu espacio y toda tu mente.

  1. Sacúdete

¿Qué te gusta hacer? Comenzar con un pequeño paso y luego otro, hasta que vuelvas a ponerte firme en pie y avanzar.

  1. Mírate

Es probable que no te gustes mucho ahora. Es muy importante que hagas pequeñas cosas. Varón o mujer, a todos nos alienta vernos bien el cabello, la ropa, un buen aspecto. Debes ocuparte de ti mismo(a) y eso tendrá un efecto muy positivo.

  1. Aleja los recuerdos.

Todas las fotos y objetos que te lo(la) recuerdan. Borra los contactos en las redes sociales y también aquellos que replican sus fotos y comentarios. Necesitas este tiempo para ti, para despejar el ambiente de su presencia.

  1. Modera los excesos

Es probable que para superar este momento te provoque aceptar propuestas perjudiciales. Es el peor momento para salir con personas que no te agradan ni aportan. Cuidado con el alcohol, pastillas y otras recetas mágicas que te harán daño.

  1. Has ejercicio

Si un deporte te gusta, practícalo. Caminar es un ejercicio que casi todos pueden hacer. Y al ejercitarte te llenas de endorfinas, es decir, de alegría y energía. Si al salir vas luego a tomar algo, un café o un desayuno, procura sea en un lugar nuevo, que no te traiga recuerdos de pareja.

  1. Recupera el horario.

Está demostrado que dormir de noche y levantarse temprano regula todas las funciones del organismo vinculadas al bienestar. Si la tristeza te mantiene despierta (o despierto) hasta tarde es el momento de enfrentarlo. Por tu salud y también por tu estado emocional. Te sentirás mucho mejor.

  1. Habla

Con esa persona especial o el amigo/a con la que te comunicas. Cuéntale tu tristeza y rabia, las verás adelgazar y desaparecer. Cuando nos comunicamos le quitamos poder a las emociones. Las volvemos manejables y nos llenamos de nuevas ideas y perspectivas. También puede darte un buen apoyo un grupo con un moderador o un blog. Iniciar un Diario y escribir suele hacer un efecto similar.

  1. Elabora un plan y ejecútalo

Y revísalo con frecuencia. Necesitas nuevas experiencias que se conviertan en nuevas referencias, para así tapar en tu mente las que te están molestando. Las que te torturan, te recuerdan a ella (o a él). Gente distinta, actividades diferentes. Cuesta empezar, pero te va a producir tanto bienestar que vas a querer innovar, y mucho.

La soledad por falta de costumbre

Si te sientes sola o solo. Si te cuesta comenzar cualquier actividad, hasta mirar la tele o dormir a la hora porque cada cosa que hacías era en su compañía, si sientes deseos de llorar o una rabia enorme y ganas de patear algo o tirar cosas contra la pared, estás muy bien. No parece ¿verdad? Pero es así. No hay otra forma de vivirlo, pues estabas acompañado(a) y ahora no lo estás. Pero la relación terminó y necesitas avanzar.

Cuidado, no te estoy diciendo que rompas algo. Nada irreversible, ni romper cosas, ni maltratar al gato o pelearte con la vecina o el repartidor de diarios. No. Tampoco que tomes pastillas y que para dormir, que te dejan en coma y después otra para despertarte, cosa que andes como zombie anestesiado y no puedas disfrutar ni de un vaso de agua. Tampoco. Sí te digo que es normal y muy comprensible que te sientas solo(a). Y que es el momento de crear nuevas costumbres, para que la experiencia de la soledad se vuelva amable, buena, amiga. Una experiencia para disfrutar.

Las mejores decisiones que puedes tomar

La primera, primerita, es la aceptación. Y de ahí en adelante un decisión fundamental, que te va a servir también para todo lo demás en la vida. Es tan simple que parece tonta. Es la de agradecer. Agradecer todo lo que nos trae la vida.

Las heridas duelen, sí. Pero se curan y cicatrizan. Así que a agradecer las cicatrices, pues son la prueba de que nos curamos.

Los cambios cuestan, es verdad. ¿Es preferible quedarse como estamos para no pasar por ese trabajo? No. Porque ahí está la gran aventura, y la vida tiene que ser así. Disfrutar los cambios desde el inicio, no cuando ya nos volvimos a acostumbrar.

Vivir el camino. La alegría no está en la meta, está en cada paso. Así que ¡anda ya! Deja la tristeza e inicia este nuevo tramo del camino, auspicioso, que te espera.

Consejos para sobrevivir a una ruptura de amor de manera rápida
Puntúa tu artículo