Saltar al contenido

¿Cómo sanar el alma después de una separación amorosa en una relación de años?

Al estar en una relación amorosa que dura varios años, aprendemos y ganamos bonitas experiencias, y especialmente si ha pasado largo tiempo, cualquiera de nosotros se acomoda y se adapta a esa vida. Uno se siente tranquilo y se acostumbra. Pero cuando esta relación termina, se siente que los días ya no son como antes. Se siente un vacío por dentro, aun así haya muchas personas a nuestro alrededor. En este artículo vamos hablar de este tema y ¿Cómo sanar el alma después de una separación amorosa en una relación de años?.

Vamos hablar de las relaciones largas, la costumbre y como puedes superar cuando esta relación a llega a su fin.

Cómo sanar el alma después de una separación amorosa en una relación de años
Cómo sanar el alma cuando estas triste por una separación

La costumbre y la ruptura

Cuando ha transcurrido un tiempo en una buena relación, se genera un entorno de seguridad. surgen amistades de pareja, relaciones con las familias, compromisos de trabajo, de gastos, inversiones, propiedades. Si hay hijos en común, o de relaciones anteriores que han crecido y compartido con ambos en la relación, son también parte de ese entorno que es de los dos. En pocas palabras nos acostumbramos a esa vida.

Por otro lado, cuando sobreviene una ruptura, y es definitiva, todo ese marco de seguridad se rompe. La comodidad, el ambiente conocido, las relaciones con los demás, todo lo construido en el tiempo. Y todo el amor, se queda en un mar de tristezas. Se genera y se vive en un estado de pasividad y nos estancamos como si la gasolina de nuestro amor aya terminado.

No es solamente amor y entorno lo que echamos en falta. También es probable sentir rabia y enojo por la pérdida de la relación. Parece injusto, después de tanto tiempo. No estaba en mi plan que esto terminara así. Es que tenemos una gran herida en nuestro corazón, en nuestra alma. Para continuar con la vida necesitamos sanar. Y pasan los días, hasta años y sigue el dolor, la rabia, la angustia, la decepción, la parálisis. ¿Por qué nos sentimos así? ¿Porqué no podemos salir rápidamente de esos estados?

Tres factores que te impiden olvidar una ruptura

A continuación tenemos tres factores que te describen porque no puedes olvidar una ruptura:

Falta de aceptación

Falta de aceptación dicen siempre, y creo que es verdad. Estancarse en la rabia o el dolor nos ciega, impide ver el siguiente recodo en el camino y lo que hay más allá. Aceptar implica también una decisión, que no es fácil de tomar. Es un error, no saber decir hasta aquí, y ahora sigo con mi vida. Por no borrar los recuerdos físicos (fotos, contactos, objetos) y decirles a todos en el entorno que ya no son pareja, nos ahogamos en nuestra propia decisión.

Es necesario caber cerrar el capítulo de ese libro y preparase para leer el siguiente, que seguro está lleno de sorpresas. Pero hasta no hacerlo, vamos a seguir en un estado anímico negativo que va a perjudicarnos y estancarnos en nuestros propósitos de vida.

El miedo y la parálisis

Es paralizante no saber qué es lo que viene. El temor sin poder predecir que va ser después de nosotros sin la persona que aun amamos. Claro que asusta pero debemos superarlo. Es un paso a la vez. El primero puede ser muy pequeño, y así los siguientes y en un momento mirar hacia atrás y ver que se ha avanzado. Es que cambiar nos cuesta mucho, todo se resisten en nuestro interior. Hasta nos hace sentir enfermos y físicamente agotados. Y como cuesta tanto parece preferible quedarse quieto, esperando que las cosas se arreglen solas. Imaginando que la pareja regresa y todo vuelve a estar como antes. Y así se nos va la vida, tristes, asustados y solos.

Las rupturas duelen y a nadie le gusta sentir ese dolor. A veces creemos que cortarse en nuestro cuerpo duele menos que tratar de olvidar a esa persona que amamos. Pero cuestionándonos cómo superar nuestra ruptura de pareja, nos podemos pasar la vida entera y, quedamos en un parálisis emocional.

En vez de pensar, de olvidar y superar la separación, debemos enfrentar el dolor que la herida nos causa en el corazón. Para no enfrentarlo podemos estar mucho tiempo así, iguales, esperando una cura mágica para esta herida tan profunda. Pero lo que necesitamos, no es buscar una forma o pasos que nos orienten a lograr olvidar, sino, de hacer cambios en nuestras vidas, aquellos que nos haga crecer como persona.

Por esa razón vamos a describir hechos lógicos para dejar de sufrir por una persona que ya no quiere estar a nuestro lado.

Cinco verdades o razones del porqué no debes sufrir

  1. La separación es verdadera, el dolor es opcional. No parece que estés eligiendo sufrir, pero en realidad ¡si! ¡lo haces todos los días! Vamos a hablar de eso, que es tan importante para ti. Porque seguramente no te has dado cuenta que estás tomando una opción que no es la única, que también puedes abrir otra cortina y encontrar que no tienes por qué sentirte así. Repítelo conmigo: El dolor es opcional, es dolor es opcional. Y puedes decir Elijo no sufrir más. Muchas veces, todos los días. Y creerlo, pues es cierto.
  2. Además, sólo te estás recreando tú en el dolor. Tu pareja seguramente siguió adelante y todos los que están alrededor esperan que superes el trauma y vuelvas a ser el o la de siempre. Que extrañan tu alegría, tu cariño, tu sonrisa. ¿Puedes dejar de mirar hacia el sufrimiento, que está dentro de ti y levantar la vista por un momento? Verás un paisaje nuevo y bello. Esperándote.
  3. Y al dejar de sufrir te vas a sentir muy bien. Te espera una sorpresa muy agradable: se termina la dependencia emocional. Ya no necesitas compartir todo, puedes ser un poco egoísta en tu disfrute. Darte gustos porque sí. Porque lo mereces. Para consentir a la persona más importante del mundo para ti: tú mismo o misma. Y claro que lo mereces, después de haber sufrido todo este rato.
  4. Y si te asusta andar solo por la vida, verás que no hay razón para sentirte así. Porque estar solo tiene muchas ventajas y porque seguramente no será así. Que hay otras personas que te han estado acompañando y no las ves por estar mirando para adentro. Da ese primer paso y dejarás de sufrir por miedo.
  5. Y lo mejor de todo es que ese sufrimiento, ese dolor, no va a acompañarte más. El recuerdo es tuyo, y nadie te lo quita. Te sirve para protegerte y te hace mejor persona. Te agrega sabiduría y experiencia. Como un gran peso que te oprime y desaparece te vas a sentir liviana(o), poderosa(o) y dueño o dueña de tu destino. Es la mejor razón de todas, que la vida va a tener un sabor increíble, un aroma maravilloso, unos colores brillantes. Como salir de un túnel y volver a la vida. Buena razón ¿verdad? Veamos cómo.

Tres consejos para sanar el alma

Cuando nos herimos la piel sabemos cómo curarla. Un antiséptico, lavar bien, cubrir la herida, mantener seco. ¿Cómo nos curamos el alma, si no sabemos dónde está ni vemos dónde nos lastimamos?

  1. Protégete. Tienes una herida, así que hay que cuidar que no empeore. Saca de tu entorno los recuerdos que te hacen volver, una y otra vez, a los mismos pensamientos que te lastiman.
  2. Nuevos recuerdos lindos para que sean nuevas referencias. Así no tienes que volver y recrear los que te vinculan al dolor. Nuevas actividades, otras conversaciones, pequeños placeres.
  3. Decídete. Tienes la opción de no sufrir. No es sólo decirlo una vez, no. Es como dejar un hábito, es un compromiso (contigo mismo/a) de 24 horas todos los días, hasta que la herida sane.

Cuánto tiempo tardarás en olvidar

Si descubres el tiempo, si lo haces, superarás la ruptura. Sanarás la herida en tu alma y corazón y volverás a sentir felicidad. No hay un plazo, pero cada paso te acerca más y se hace más fácil. No te presiones en el tiempo tanto como en la constancia, en la decisión de aceptar la separación, de superar el dolor y de sanar la herida. Vendrá solo, de a poco. Y vas a disfrutarlo.

¿Cómo sanar el alma después de una separación amorosa en una relación de años?
1.5 (30%) 2 votes