Saltar al contenido

¿Cómo reponerse de una separación amorosa traumática?

A veces las relaciones sentimentales llegan a ser más que una mala relación, de hecho, sin darnos cuenta tienden a volverse tóxicos para nuestras vidas. De ahí nace la necesidad de responder ¿Cómo reponerse de una separación  amorosa traumática? Y a continuación, en este post vamos a responder a esta cuestión.

Cómo afectan las relaciones tóxicas

Las relaciones de pareja pueden ser difíciles de sobrellevar. Es muy común que uno de los dos sea dominante, y que el otro asuma el rol de víctima. Ambos sufren, eso es seguro. Cuando el respeto y el amor no son los pilares de la relación, sino el dominio, el abuso, el irrespeto, el débil de la pareja (como sea que esté conformada, que igual da la edad, la ubicación, la cultura  o el género) sufre mucho, y generalmente en silencio.

Y viendo desde afuera esta relación en la que el común denominador parece ser la infelicidad, cabe preguntarse ¿por qué se mantiene? Y la respuesta es en realidad varias respuestas. Pues para que haya una víctima, es necesario un victimario también. Si te consideras menos valioso(a), te da miedo quedarte solo(a), si necesitas ese cariño que parece no estar disponible en otro lugar, si piensas que puedes aguantar por ahora porque él o ella va a cambiar más adelante, si sientes miedo a lo desconocido, seguramente cedas en aspectos muy importantes, vitales de la vida, y te sientas muy infeliz.

Y tu pareja, viendo que aceptas todo y que la relación se basa en su comodidad a costa de la tuya, seguro ya está acostumbrado(a) a esa situación y seguirá exigiendo, y aumentando de nivel esa exigencia. Ocupando tu espacio y tu tiempo. Absorbiendo lo que tienes de positivo sin darte realmente a cambio nada, no otra cosa que su sola presencia. Una relación así, en la que una de las partes aplasta a la otra, en la que el aplastado se conforma con tal de seguir así, en algún momento va a terminar en forma traumática. Y no puede ser distinto, pues el espíritu busca espacios para ser libre, para expresar su capacidad de amar, buscar la felicidad, encontrar el amor, disfrutar la vida. Puede tomar tiempo y causar sufrimiento, pero al final debe ganar la auto realización, lo bueno, la alegría, la paz. Tú lo mereces.

¿Cómo reponerse de una separación amorosa traumática?
como superar un amor de traumatico

Qué actitud debes tener ante este tipo de relación

Lo primero, lo más importante, lo único que realmente importa eres tú. Que estás leyendo estas líneas buscando una salida al sufrimiento que te oprime, que te lastima, que te impulsa a encontrar una vía a la felicidad. Si te sientes identificado en esta reflexión, pregúntate por un momento:

  • ¿Aceptas lo que no te gusta, sin quejarte, para evitar un conflicto?
  • ¿Dejas que él o ella decida, sin consultarte o sin respetar tu opinión?
  • ¿Buscas su cariño aunque te rechace?
  • ¿Te sientes mal contigo, te agredes, cuando no logras complacerle? ¿Te culpas?

Pues si en estas reflexiones ves tu reflejo, es hora de cambiar. Que la vida pasa a toda velocidad y cuando veas atrás vas a encontrar que el camino andado no tiene tus huellas, que dejaste poco y sacrificaste mucho y a cambio de nada. Pues donde no hay respeto tampoco habrá reconocimiento, ni agradecimiento, ni tampoco amor.

Entonces, el perfil que debes tomar ante una mala relación, es que busques espacios para ti solo. Donde puedas reflexionar y pensar no en el problema, sino en mejorar tu personalidad. No digo que estés mal, sino que, de esta situación llegues aprender de tus errores y sobrellevarlo.

Cinco tips para reponerse de una separación traumática

Lo primero es reconocer la situación. Que para estar mal con una compañía que no te apoya, ni valora, ni reconoce, ni agradece ni respeta es preferible andar solo o sola. Y siendo así, empecemos por:

  • Mírate un momento.

Tienes todo a tu favor y es el momento de usarlo. Porque estás con la persona más importante de tu vida ¡Tú! Así que enjuga las lágrimas, endereza la ropa, ponte los zapatos, prepárate bien abrazando esperanzas y acepta, incluso con agradecimiento, que la separación conlleva abrir una puerta a un nuevo horizonte, una nueva aventura y un mejor vivir.

  • No mires atrás.

Al cerrar la puerta metafórica de la relación, también estás cerrando un capítulo de tu vida que contenía tristezas, dolor, sufrimiento. Te queda lo bueno que haya habido, eso es parte de ti ahora y te hace mejor, más sabia(o) y también más independiente, ahora que tomaste la decisión de seguir adelante. Cada nuevo logro será también una nueva referencia a la que acudir en tu mente, y el capítulo que dejas atrás se irá alejando cada día hasta perder toda importancia.

  • Elije tu próximo paso.

Lo ideal es plantearse un escenario a corto plazo y otro más alejado. Redactar una lista de actividades ayuda mucho, así puedes revisarla cada vez que te sientas desorientado(a). Y si te desviaste volver al camino trazado. Habrá tiempo más delante de plantearse otros caminos, a partir de los primeros avances. Este momento es ideal además para consentirte un poco, en lo que te guste. Y si es algo nuevo, mejor todavía.

  • Concéntrate.

Tus pensamientos pueden llevarte con frecuencia a extrañar lo seguro, lo que tenías. Si te distraes mirando al pasado no vas a ver las oportunidades que llegan. A veces es difícil verlas, sobre todo si dejaste durante un tiempo de tomar las decisiones y las pusiste en otras manos, pero las irás recibiendo y explorando, si así lo quieres. Tú tomas las decisiones ahora, y ese poder es delicioso una vez que empieces a usarlo.

  • Disfrútalo.

Que también el disfrute se pospone, se deja para después. Para cuando logre esto o tenga aquello. Y se nos olvida –a todos- que llegar a la meta está bien, y es muy gratificante, pero lo verdaderamente sabroso está en el camino. En cada parada, en cada vista, en los detalles. Y ya no hace falta que venga otro a decirnos qué hacer o sentir, no, ahora tú estás a cargo y puedes darte la licencia y el permiso para vivir cada momento. Con las equivocaciones, los aciertos y desaciertos, las pausas y las aceleradas que decidas a cada paso. Qué bueno ¿verdad?

Mi conclusión sobre este tipo de relaciones

Una relación traumática, en la que los involucrados se hacen daño mutuamente, deja heridas. A veces tardan en sanar y quedan cicatrices. Esto no es malo, es señal de curación. Es el reconocimiento de que fuimos lastimados y ya estamos bien. Pero como no hay manera de sanar sin sufrimiento, cuando estamos en esa circunstancia nos parece que es todo lo que hay, que no vamos a salir adelante, que estamos atascado en el dolor. No es así, es sólo que desde dentro de un agujero la visión es limitada, no encontramos la salida.

Pero la vía a un futuro mejor está ahí, al alcance de la mano. Por eso te dejo estas ideas, que me han ayudado y también a otros cercanos a mí. Porque si en este momento no puedes ver que la felicidad, el amor, la satisfacción y la alegría están cerquita, que casi las puedes tocar aunque no las veas en este momento, al leer estas palabras espero te inspires y busques esa luz que indica la salida al dolor y la bienvenida a un mundo de nuevas posibilidades, sin duda mejores, para que puedas realizarte como la buena, hermosa persona que eres. Que ha estado oculta en la relación traumática y dolorosa en la que estuviste. Y que necesita caminar mirando alto, donde el paisaje se despeja y las oportunidades, las alegrías, el amor te esperan. Donde podrás desplegar ese espíritu que ha estado oculto y que el mundo entero espera. Para que seas feliz.

¿Cómo reponerse de una separación amorosa traumática?
1 (20%) 1 vote