Saltar al contenido

¿Cómo olvidar a un amigo o amiga con derecho?

Este tipo de relación puede ser muy conveniente si ambos comprenden los límites, de lo contrario puede generar dolor y  tristeza. La diferencia básica con otras relaciones está en el compromiso.  El saber ¿Cómo olvidar a un amigo o amiga con derecho?, se basa en la verdad y la aceptación.

¿Porque duele tanto la ruptura entre amigos con derecho?

Una pareja de amigos que se gustan, que comparten momentos juntos y que tienen intimidad, puede ser muy gratificante para ambos. Tal vez compartan en el trabajo, estudien juntos o se encuentren en algún ambiente de amigos. Tal vez uno o ambos tienen otra pareja, o compromisos. O terminaron con uno muy complejo y se encontraron ahora y compartieron sus desventuras.

Se han contado mutuamente sus vidas y problemas, compartido alegrías y triunfos, disfrutado actividades de pareja. Y estando solos han compartido mucho más.

Como cualquier relación en que nos involucramos también están ahí los sentimientos. Y aunque conozcamos desde el inicio que no puede llegar a más es doloroso si, por la razón que sea, la relación termina.

Cómo olvidar a un amigo o amiga con derecho
La amistad es la amistad, el amor es amistad, pasión y confidencia.

¿Debe afectarte este tipo de relación?

Cuando una relación termina, en general duele. Los sentimientos no suelen seguir las reglas que imponemos a la conducta, ya te acostumbraste a su compañía cuando querías tenerla y también a la picardía, al pensamiento secreto de saber que estaba disponible para ti. No todo el tiempo, claro, sino cuando era conveniente.

Una situación tan buena quisiéramos que no termine, pero lamentablemente es difícil que las relaciones duren para siempre. Enfrentar que ha terminado cuesta y genera dolor, como cuando nos herimos. En este caso la herida no puede verse, pero igualmente está allí, y aunque te digas ahora que esto podía pasar, que no había compromiso, que justamente esa era la base de estos encuentros entre ustedes, saber que no va a volver a suceder causa dolor. No hace falta explicarlo, es así.

¿Como superar la tristeza de una separación entre amigos íntimos?

Si deseas salir de este más de tristezas, debes aceptar las diferentes situaciones que se han generado a raíz de esta relación. Entre los pasos de debes seguir, están:

  • Da valor a tu vida y acepta la verdad

Para que una pareja pueda compartir este tipo de vivencia, deben ser muy honestos. Cada uno hacia sí mismo y hacia el otro debe aceptar la realidad. Interiormente uno sabe el contexto en el que está y las ilusiones que no corresponden deben ser eliminadas. Al fin y al cabo, lo mejor de una relación de amigos con derechos es, que no somos vulnerables.

Claro que es muy agradable tener la compañía de alguien que nos gusta y con quien disfrutamos pasar el tiempo sin tener que ajustar la propia vida. Pero las consecuencias pueden no resultar como se espera.

Va ser contraproducente, pero, buscar una relación seria, es lo más conveniente. Para ello, se necesita un determinado tiempo estar a solas, sin ninguna relación. Esta pausa, tiene el fin de reflexionar y tomar un camino hacia una familia sólida, el cual se consigue con una pareja que te ame y no te busque solo para compartir intimidad. Y este punto se lo consigue con el tiempo, paso a paso.

  • Eliminar los momentos compartidos

Como toda pareja a medida que comparten, van creando referencias, memorias y fotografías mentales a las que acudir. Cuando disfrutamos una experiencia la grabamos en nuestra memoria, y no va sola sino acompañada por el sentimiento del momento, así como podemos recordar aromas, colores, dolores y placeres.

Esa especie de biblioteca mental, la alimentamos con cada vivencia y en las de pareja también sucede. Pero ahora, estás viviendo ahora la ruptura de esta relación y es normal que acudas a esos recuerdos que significaron mucho en su momento. Pero generalmente, sucede que el amigo con derecho, te va a buscar nuevamente.

Cuando tu amigo te busque, ya debes tener una decisión propia. Y esa decisión debes respetar y tener la convicción de superar toda tentación. Obviamente, esa decisión debe ser la de olvidar y alejarse de esta relación. Si no lo haces, la más afectada vas a ser solamente tú.

  • No quedarse encerrada y sola

A esta relación, talvez habías lo has asignado en tu calendario, en tu horario y un tiempo. Un tiempo para recibir o hacer llamadas, para contactarle por las redes sociales, para los encuentros. De esa manera aprovechar una cena juntos en un ambiente público, tal vez. Una reunión de amigos con una frecuencia fija, probablemente. Y un tiempo para estar juntos solos. Para la intimidad.

Ahora tienes que enfrentar la realidad, que esos momentos no se van a repetir. Que él va a hacer otras cosas en ese tiempo, y que tú también tienes que llenar ese vacío en tus horarios, en tu calendario, en tu intimidad y en tu pensamiento.

Para conseguir el propósito de enfrentar esta situación de ruptura, no debes encerrarte o quedarte sola. Debes compartir con tu amigos y familias, todas las actividades que se presenten y sean necesarias. Jamás debes quedarte triste y sola en tu cuarto. Puedes ir de compras, ir al gimnasio, tomar un café con tus amigos, salir a trotar, y otras acciones que te van ayudar a olvidar.

  • Asiente de la realidad

Lo más difícil en toda ruptura, es la aceptación. Cuesta mucho, porque implica dejar ir en la vida lo que nos causa alegría, disfrute y placer. Lo hermoso es contrario a esto, es más bien imaginar un final diferente de la historia y aferrarse a él, en el que vuelve con arrepentimiento o con intenciones de reconciliación y a partir de ahí todo vuelve a ser perfecto, incluso mejor que como fue. Y esta contrariedad, es lo que mas daño te puede hacer, soñar despierta.

La reacción ante tales sucesos, va ser llegar a la depresión. Se nos quitan la energía y las ganas de hacer nuestras rutinas. Tendemos a encerrarnos en nuestro pensamiento y en nuestro dormitorio a pensar, llorar, tristes y también coléricas. Esa es la otra cara de la misma moneda, que la frustración genera sentimientos de culpa.

Para aceptar esta la separación y la realidad de esta relación, debes pensar en tu futuro. Este paso implica entender que lo más importante, eres tú y tus metas. La vida se hizo para vivirla, pero de manera más responsable para con uno mismo.

  • Evita la culpa de las malas decisiones

Te preguntas ¿qué hice mal? ¿qué pudo salir diferente? ¿cómo permití que pasara esto? Culpándote por lo sucedido, no va ser parte de la solución. Si tienes ganas de tirar un zapato contra la ventana o patear un sillón, son deseos que debes suprimir.

Si te sientes así, aunque no lo creas ahora ¡estás bien! Porque estás asimilando la pérdida y generando la aceptación que es indispensable para que puedas continuar. Claro que no te puedes quedar estancada en ese punto, al contrario. Con plena conciencia de que esta es una etapa, necesitas plantearte superarla lo antes posible para continuar adelante.

  • Piensa en tu futuro y minimiza los aspectos negativos

Hasta que llegas al punto en que superas la tristeza. Es un hecho, no vas a olvidarle ¿por qué lo harías? No dejamos a un lado lo que vivimos, pero poco a poco pierde relevancia, se vuelve menos importante. Otros aspectos de la vida, van ocupando ese espacio. Debemos dedicarnos en nuestro pensamiento, en nuestras actividades y desplazando los sentimientos por otros nuevos y mejores.

Es muy importante este momento. Te hará apartarte de la parálisis que la tristeza genera. Puedes salir con otras personas interesarte, buscar hobbies, estudios y trabajo. Interésate más en ti, la persona más importante. Tu apariencia es importante, lo que te gusta y causa alegría es lo que debes seguir.

  • Planifica tus objetivos

Comienza con un paso pequeño. Te sugiero que hagas un plan y lo escribas no solo en tu mente, sino también en un papel. Así podrás revisarlo con regularidad y festejar por cada logro. Celébralo y plantea otro nuevo. Llama a tus amigos e involúcrate en la próxima actividad. Coquetea un poquito, te dará seguridad  saber que sigues teniendo atractivo.

Sonríe mucho, tiene un efecto beneficioso increíble hacia adentro y se vuelve un faro de luz para quien te rodea. A todos nos gusta estar con gente alegre. Y si no te resulta fácil, fíngelo al principio. Verás que se vuelve natural con la práctica.

Has ejercicio, es tan beneficioso para el espíritu como para el cuerpo, tanto que querrás más. Al ejercitarnos generamos endorfinas que nos producen bienestar, alegría y ayudan a dormir mejor. Aunque sea caminar vigorosamente media hora.

Una sugerencia más, aunque la veas difícil ahora: agradece. En tu corazón da gracias por la experiencia que acabas de vivir, pues te ha dado experiencia y recuerdos. Vivencias que bien sabes otros quisieran tener y son tuyas, solamente tuyas y las tienes guardadas. Saliste bien, sin lastimarte, sin mayores consecuencias. Y la vida, que siempre ofrece sorpresas y aventuras, probablemente te está preparando otra para cuando te sientas preparada.

¿Cómo olvidar a un amigo o amiga con derecho?
5 (100%) 3 votes