Saltar al contenido

¿Cómo olvidar a mi marido?

Si te has hecho esta pregunta: ¿Cómo olvidar a mi marido?, estas en el lugar indicado. Vamos a dar reflexión a varios puntos que podrían ayudarte:

Es difícil, lo sé. Después de todo el tiempo que seguramente dedicaste a esta relación, a él y ahora estás sola y buscando respuestas. Triste y angustiada, sin ver con claridad el futuro. Y enojada también, rabiosa y decepcionada. Atrapada en un pensamiento que vuelve, una y otra vez, de amargura y dolor.

Una parte de tu corazón quiere entender por qué la relación se terminó. Claro que cuando iniciaron se prometieron estar juntos para siempre. Eso lo hacemos todos. Y respetarnos y amarnos. Respetarte y mira cómo terminó. Y la otra parte de tu corazón seguro quiere tirarle un zapato a la cabeza, sacarse esa ira que a ratos te inunda y no te deja pensar bien.

Cómo olvidar a mi marido
Aceptar la realidad es el primer paso para olvidar a alguien.

Es normal terminar una relación, duele y mucho. Aunque suene raro, en realidad si te siente así vas estar bien. Ahora te encuentras en medio de un momento de incertidumbres. Estas en la etapa de aceptar la realidad y prepararte para dar el primer paso que te saque de ese agujero oscuro en el que te sientes ahora.

No busques excusas para pensar que él aun te ama

Es indispensable que aceptes que la relación terminó. De lo contrario vas a quedarte estancada, pensando y esperando mientras la vida sigue, sin avanzar. El hecho real es que ahora estás sola, que la relación terminó y que necesitas superar este momento. Por ti y también por quienes te rodean. Si él te amó o no ya no es lo importante, lo que cuenta es lo que viene

No sigas su juego de irse y volver cuando él quiera

Tal vez él pretenda seguir con su vida y de vez en cuando volver a verte. Eso solamente puede pasar si está seguro que tú vas a estar esperando, sin moverte. Eso no te conviene, amiga. Puede parecer tentador porque quedarte sola asusta, y porque a veces parece mejor quedarse en el terreno conocido que salir a explorar, pero te vas a perder todas las experiencias, alegrías, aventuras que están ahí afuera. Todo lo bueno que tiene estar sola, independiente, dueña de ti y de tu destino.

En realidad es una falta de respeto, y si lo permites te estarás lastimando a ti misma, a tu auto estima, a tu amor propio. Sería sacrificar tu vida a cambio de nada, pues la relación se rompió y, hasta donde conocemos, solamente en las telenovelas el hombre regresa, después de unos años, a decir que se equivocó pidiendo perdón. ¿Y tú? No, ese es un juego muy malo, en el que solamente puedes perder.

Identifica las razones de su comportamiento

Lo cierto es que la relación terminó y probablemente no te sorprendió tanto. Sí quizás la decisión final, pero te lo veías venir. En los detalles, en el desamor, en la falta de atención. ¿Qué razones tuvo para cambiar? Pueden ser varias, pero ya no pueden afectarte y si sigues buscando una respuesta a eso vas a quedarte estancada y triste.

Quizás te sientas culpable. Te preguntes ¿Por qué? ¿Qué pude haber hecho mejor, diferente, que no hice? No hay respuestas para esas preguntas, solamente aceptar que así son las cosas ahora y que estás mejor sabiendo con seguridad a qué atenerte, qué esperar.

Si te es infiel o te lastima: acepta la idea alejarte definitivamente

Expones mucho tus sentimientos, tu corazón, con esos pensamientos. Si hubo infidelidad también se rompió el respeto, el juramento de honestidad que todos hacemos al inicio de una relación, de un matrimonio. Así no puedes estar, es mucho mejor alejarte y, desde la perspectiva de la distancia evaluar y valorar lo sucedido. Es una decisión difícil de tomar, además involucra  a otras personas y algunos querrán juzgarte u opinar (lo que es desagradable siempre) pero otros te apoyarán y, en todo caso, es tu vida sobre la que estás decidiendo.

No solo piense en tus hijos también debes pensar en ti

Cuando hay hijos tendemos a protegerlos del sufrimiento. Eso es normal y es bueno, pero no puede hacerse a costa de sacrificar tu vida y tu felicidad. Debes pensar en tí y priorizarte, ponerte en primer lugar.

Si no te sientes bien eso es lo que vas a transmitir. No es sano que tus hijos estén a tu lado si van a percibir, a sentir todo el tiempo que eres infeliz, que estás triste y enojada. Esos sentimientos no pueden guardarse en un bolsillo escondido y sacarlos cuando estés sola, no. Al contrario, se necesita una persona feliz para inspirar felicidad en los demás. Especialmente en los hijos, que aprenden mucho más del ejemplo y de las vivencias que de lo que podamos decirles. Por su bien, también tú debes estar bien.

No tengas miedo y busca ayuda profesional para afrontar los problemas legales

También debes protegerte para el futuro. Necesitas un abogado que te cuide en los aspectos legales. Que defienda tus intereses y te haga una buena representación. Por eso es muy importante que sea de tu confianza. Podemos cometer el error de usar las audiencias de divorcio para hacer recriminaciones o reclamos por el pasado, esos ambientes no están para eso.

También tu abogado podrá contener tus expectativas, pues estos procesos representan una negociación y como tal siempre hay que ceder un poco para obtener algo a cambio. Tu abogado puede ver con claridad la situación y obtener para ti lo mejor posible.

Asusta un tanto depender de otra persona, pero es lo que toca. Por tanto, no tengas miedo. Mantente firme en la decisión de hacer lo mejor para ti, y para tus hijos si los tienen. De hacerte respetar y de sentar las bases para la nueva, próxima etapa que viene y para la que necesitas estar preparada. Que ahora vas a tener las ventajas de la soltería y también las de la experiencia, de modo que, si lo ves en realidad y aunque parezca difícil en este momento, tú ganaste.

No hay una buena razón para seguir dándole tus pensamientos, tu temor y tu rabia a él y a la relación que terminó. Al contrario, la vida sigue y ahora tú tienes mejores herramientas para enfrentarla, experiencia y también sabiduría. Si más adelante quieres y decides volver a arriesgar tus sentimientos y tu corazón con otro hombre serás más selectiva y cuidadosa para evitar una decepción. Y mientras tanto tienes toda la vida por delante, con sus alegrías y sus retos. Con sus riesgos y también premios.

Apóyate en tu familia o un amigo(a)

Puede ayudarte mucho en esta etapa buscar alguien con quien hablar. Tal vez esa amiga especial, o un familiar. Cuando hablamos de nuestros sentimientos tomamos control sobre ellos, a veces nos damos cuenta que no eran tan importantes o que lo que más nos mortifica en realidad lo podemos manejar. Y quien te escucha puede aportar, decirte su punto de vista.

También existen grupos para compartir, que puedes encontrarlos en muchos sitios, lugares en internet que ayudan con sus mensajes y profesionales que puedes consultar. Busca tus energías y puntos fuertes y desarróllalos, explótalos a tu favor. Estás en una transición de la que solamente puedes salir bien, una vez hayas logrado superar la tristeza, la rabia y el temor que te mantienen acorralada ahora. Depende de ti, amiga, y tú sabes que puedes. Aunque duela.

¿Cómo olvidar a mi marido?
4.7 (93.33%) 6 votes