Saltar al contenido

¿Cómo hacer para dejar de amar a tu esposo infiel?

Mujer, no sabes que hacer ante una infidelidad y ¿Cómo hacer para dejar de amar a tu esposo infiel? En este artículo vamos a ver los 10 errores que generalmente se cómete y debes evitar, y también los tres concejos de oro para que puedas superar esta situación.

Si te enteraste que tu esposo estuvo con otra mujer seguro estás muy dolida. Sin saber qué hacer ahora. Son muchos los nexos que los unen: historia en común, familia, amor, pero esto no estaba en tus planes. Tal vez lo veías venir o te tomó por sorpresa. Puede que él te lo confesara o tú lo descubriste. O te lo contaron. ¿Es un secreto por ahora, o ya se enteraron otras personas? Has de estar muy confundida, y también enojada y triste a la vez.

como hacer para dejar de amar a tu esposo infiel
Mientras mejor sepas manejar la situación y menos errores cometas, podrás superar esta infidelidad.

10 errores que se comente ante una infidelidad

Ahora vamos a ver diez errores que se comete ante una infidelidad, con el objetivo de que puedas evitarlo o manejarlo adecuadamente:

  1. Negarse a la infidelidad

Negarse a aceptarlo es un gran error. Puedes intentar no pensar en lo que sucedió, restarle importancia. Tal vez te digas “los hombres son así” pero la realidad está ahí. Sucedió y hasta aceptarlo no podrás superarlo. Otra cosa es lo que vendrá después, pero la realidad no cambiar al negarla, al contrario, se empecina y se impone, y nos lastima más.

  1. Culparse por todo

Culparte por lo que pasó. Si piensas que él estuvo por ahí porque no encontró en ti lo que necesitaba estás mirando en la dirección equivocada, amiga. Para que una relación se mantenga hay un mínimo de respeto y normas que deben cumplirse, y una infidelidad se sale de ambas. Si la relación no está bien toca hablarlo, llegar a compromisos y apoyarse uno al otro, no que tu pareja se vaya por ahí a acostarse con otra.

  1. Conformarse con las situaciones

Puede ser por miedo al cambio, por no enfrentar lo que dirán otras personas o familiares, para no arriesgar el patrimonio o para brindar estabilidad a la familia y los hijos. Una mujer resignada no puede ser feliz y por algún lado va a manifestarlo, sea con amargura, odio, rechazo o desinterés por todo. Es malo en todo sentido para ti.

  1. Llegar a las groserías

Botar todo, tomarlo como una afrenta. Quizás sientas mucha rabia y la agresividad o la violencia te parezcan buenas opciones ahora. Tal vez te provoque hacerle lo mismo y salir a buscar con quién se infiel tú también. O contárselo a todo el mundo con una buena dosis de groserías, además. Al final solamente lograrías lastimarte y hacer más grave el problema.

  1. No ver toda la realidad

Negarte a hablarle o ha escucharlo. Dar por hecho que ya sabes todo lo que sucedió y que hay nada que decir. Tal vez hay circunstancias que debes saber y que conviene que sepas. Algunas de ellas puede que te ayuden a superar la situación y a entender mejor. En todo caso no te hará daño saber a qué atenerte y solamente puedes enterarte si hablas y escuchas con actitud de apertura para comprender.

  1. Seguir con él sabiendo la verdad

Es una decisión que tendrás que tomar eventualmente, si es que él te dice que quiere seguir contigo. Saber la verdad no implica conocer los detalles, que pueden mortificarte y aumentar tu enojo. Es conocer los hechos y decidir, libremente, si vas a aceptar lo sucedido, hacer nuevos compromisos y seguir viviendo del mejor modo posible en pareja. No por sumisión, miedo o conformismo, no. Como una decisión de vida.

  1. Dejarse llevar por la confusión y quedarse estancada

Si te dejas apurar para tomar decisiones es probable que no tomes las mejores, que te sientas abrumada y confundida. Que no tengas toda la información. Y entonces prefieras pasar por este momento de luto, de tristeza por la decepción y el desengaño, por las ilusiones rotas encerrándote y estancándote. Sin decidir, disfrutar o vivir. Probablemente prefieras evitar a la gente, cambiar de tema si te hablan de esto o dormir de más. Pasar del llanto a la rabia sin entender muy bien qué te pasa. Es normal que te sientas mal, pero debes superarlo por el bien de todos y especialmente el tuyo.

  1. Dejarse llevar por la ira y quedar mal con la familia

Y como no somos una isla, estamos conectados con todos. Lo que hacemos influye en la familia y las personas cercanas. Ahora toca que reacciones y seguramente todos te observan y esperan ver tu reacción. Lo ideal es que controles la rabia, la ira, las manifestaciones agresivas que pueden surgir porque estás dolida.

No es el momento de tomar posiciones irreversibles, romper cosas o pelear con otros. Estás como en duelo, sufriendo y aceptando, por lo que mejor te hace rodearte de aquellos que más te aprecien, hablar de lo que te duele, recibir apoyo y dejar que el tiempo ayude a curar esa herida.

  1. Perdonarlo inclusive en su segunda infidelidad

Tus razones tendrás, y lo importante es que sean válidas para ti. Si ya pasaste por esta situación una vez y la relación continuó es posible que él lo haya interpretado como una luz verde para continuar.

Si lo aceptas desde el corazón y no te lastima, bien. Que tu vida solamente es tuya, y puedes tomar las decisiones adultas y libres que prefieras.

Por el contrario, si te parece que no te respeta, que ignora tus sentimientos y te lastima seguramente es el momento de plantearte nuevamente la relación y el futuro. La realidad no puedes cambiarla, pero el sufrimiento es opcional.

Si decides, con todo derecho, que no quieres sufrir el cambio es necesario, indispensable. Y comienza dentro de ti, con una decisión que no debes dejar que venga influenciada por el miedo. Puede ser a la soledad, a la opinión de los demás, temor al cambio. O puedes decidir enfrentar la vida y buscar la felicidad. También tienes derecho a eso.

  1. Pensar que es el único hombre en tu vida

Puede que pienses en este momento que si te alejas de él no volverás a sentir amor. Que es el único para ti, que no hay otro. Y que no quieres quedarte sola. Eso asusta, si lo ves de esa manera. Parece un final para la alegría, la compañía, el disfrute. Parece un tren directo a la soledad. Claro que no es así, que la vida es una aventura y que se puede disfrutar cada momento. Incluso los malos, si tenemos la actitud adecuada de recibir y agradecer lo nuevo que nos traiga, lo bueno y también lo difícil.

3 consejos de oro para olvidar a tu esposo infiel

En este punto vamos a ver tres aspectos relevantes que creo que debes seguir paso a paso:

  1. Acepta que la relación terminó.

Él tomó la decisión de estar con otra, te lastimó y decepcionó. Si necesitas motivación para olvidarlo, recuerda lo feo que hizo y lo mal que te sentiste. Así será más fácil aceptar que no te conviene y que es hora de seguir adelante. Háblale claro a él, para que no queden dudas.

  1. Visualiza un futuro mejor

Imagínate mejor, independiente, fuerte. Sin sufrir, contenta. No hay espacio para ese hombre infiel en ese futuro, te pertenece a ti solita, te lo has ganado. Exige lo que te corresponde y podrás usarlo para construir ese proyecto que te de paz y bienestar. Y alegría.

  1. Enfócate a metas que puedas cumplir

Levántate, deja la parálisis y ponte en acción. Has un plan y cúmplelo. Podrás ver tu progreso y felicitarte a cada logro. También añadir metas nuevas y revisar el rumbo, hacer pequeñas correcciones si te desviaste. Mejora tu apariencia, cuida tu autoestima. Dile tu decisión a las personas que importan en tu familia y entorno, te respetarán si lo haces con seriedad. Y prepárate para ser feliz.

¿Cómo hacer para dejar de amar a tu esposo infiel?
2.8 (55%) 4 votes