Saltar al contenido

10 consejos para rehacer mi vida después del divorcio

Seguramente te has dicho a ti mismo “necesito consejos para rehacer mi vida después del divorcio“, y por estas aquí. El proceso divorcio suele ser un proceso doloroso y complicado. En ésta pagina, encontrarás la orientación que necesitas, ponte cómodo y no te distraigas:

Cuando una pareja se separa se abre una profunda herida en el alma y en el corazón. Hay muchos sentimientos involucrados, sobre todo tristeza e ira. Ese sentir pasa de un estado a otro, e invade a la persona y la paraliza.

Todo ese dolor de la pérdida de la relación y de la separación del ser amado, los sentimientos de culpabilidad, los pensamientos circulares buscando una justificación a lo que sucede y la rabia apenas contenida o expresada a veces, ocupan todo el pensamiento y toda la energía. Es muy difícil que viviendo en ese sube y baja emocional puedan enfrentarse retos, lograrse metas o salir adelante.

Concejos para rehacer mi vida después del divorcio
El divorcio puede ser difícil de superar si dejas que la depresión se adueñe de ti

Para ayudarte a superar este momento en que estás tan vulnerable hemos preparado esta lista de consejos que estamos seguros te van a ayudar.

Las primeras etapas

Debe saberlo, si estás sumergido(a) en la pena o la rabia estás viviendo la etapa de aceptación de la ruptura. Es probable que no sepas cómo comenzar a caminar este sendero distinto, nuevo, sin la compañía de él o ella (que la situación es igual para ambos sexos). Que sientas inseguridad y miedo.

Y que hasta que aceptar la separación y el divorcio no podrás continuar adelante, así que toma el tiempo que necesitas y supéralo, primero, y luego disfrútalo. Vienen momentos maravillosos en tu vida, sólo que no logras verlo aún.

Acepta una nueva vida

Viene de la mano, aceptar que la relación terminó y recibir las perspectivas de una nueva vida. Una mejor, sin duda, pues todos esos conflictos que terminaron en divorcio seguramente desde hace tiempo te afectaban, te entristecían, te hacían enojar. Te sentías víctima de las circunstancias e injustamente tratado(a).

Al leer estas líneas piensa un momento en todos esos molestos, enojosos, muy desagradables momentos  que ya no vas a tener que pasar. Que ahora viene una nueva etapa, más ligera, plena de perspectivas de alegría, de disfrute y de logros.

Piensa en las ventajas después del divorcio

Si le dedicas un momento de reflexión a tu situación verás que desde ahora solamente te puede ir mejor. Piensa en las buenas sucesos que has tenido y te va a ir mejor, muy bien. Ya no tienes que velar por la felicidad de otro(a). Ahora puedes ser un poco egoísta y poner tus necesidades en primer plano. Que puedes dedicarte a complacer a la persona más importante de todas ¡Tú! Que has sacrificado mucho y relegado tus prioridades, necesidades y gustos para complacer a esa pareja que ya no está.

No te culpes ni digas que tienes mala suerte

Es fácil quedarse pensando, una y otra vez, en lo que pudo hacerse para que el final fuese distinto. ¿Qué pude hacer diferente, mejor? ¿En qué me equivoqué? ¿Qué faltó? Tortura vana que te infliges porque es más fácil mirar hacia atrás que enfrentar el cambio y el futuro.

No tienes culpas, amiga o amigo, estas situaciones simplemente suceden, pasan. No es mala suerte ni el destino, en realidad muchas otras parejas que tú conoces han pasado por esto, y han sobrevivido estupendamente. Duele, claro, pues estás viviendo tu proceso pero sabiendo que tiene un final feliz. No lo olvides, mientras sigues progresando y superando esta transición.

No te olvides de la atención a tus hijos

Pero debemos hacer un espacio para las otras personas que se ven afectadas por esto. Quienes hemos vivido la separación y el divorcio sabemos bien que cuesta salir de la comodidad que el cuerpo reclama mientras nos recuperamos para mirar alrededor y atender a otros que padecen.

Los hijos también sufren y ahí sí tenemos que estar para transmitir un mensaje claro y firme; que es un momento difícil y que lo van a superar juntos como familia, y que el amor hacia ellos no está condicionado a lo que suceda en la relación de sus padres. Van a estar bien si saben que es una etapa. Esperarán y será también una lección de vida para ellos.

No olvides que tienes una vida por delante

Y tú, querida amiga o amigo, estás viviendo una experiencia que te va a enriquecer, te va a ayudar a madurar y ser un mejor, más completo ser humano. Tal vez no viste las señales, o puede que sí y esperaste un tiempo con la esperanza de mantener todo como estaba. Cuando somos muy jóvenes leemos historias de príncipes y princesas que terminan en “y vivieron felices para siempre” pero esto no sucede siempre.

La realidad es que la separación es parte de la vida, ocurre mucho en realidad, y si te tocó (sin pensar ahora en las razones) sirve para hacer una pausa, revisar el equipaje para el viaje y comenzar una etapa nueva y distinta.

Aceptar la nueva vida sin rencores

Sin mirar atrás. Es cierto que lo vivido deja heridas y recuerdos, pero las heridas curan y dejan cicatrices para recordarlas. Sobre todo para recordar que luego sanamos, y estamos bien ahora. Y memorias que pueden traernos, como oleadas de nostalgia mucha tristeza y rabia. Hay que dejar atrás el rencor, que en nada ayuda, y prepararnos para recibir lo que viene con expectativa, con alegría, con ilusión. Así podremos abrazar cada nuevo día y aceptar lo que venga de bueno o de difícil.

Prioriza tu ser

Es indispensable que en este momento te des la prioridad que necesitas. Ahora te tu felicidad es lo más importante. Si puedes costearlo, regálate un poco de spa, de vapor y masajes. Mírate al espejo y verás los detalles que pueden ayudar. Ropa, cabello, detalles. Y gústate, pues tienes mucho valor. Sonríe, siempre funciona, te alegrará el corazón y atrae a los demás. Verás el resultado muy rápido, pues a la gente le gusta sintonizar con los alegres. Si te cuesta prueba un poquito, será cada vez más fácil hasta volver a ser tu naturaleza. Sabes que estás destinado(a) a grandes cosas, a un futuro hermoso, y ahora que estás libre de las cadenas de la relación vuelves al sendero que te lleva a esos logros maravillosos.

Busca iniciar proyectos en tu vida

Has una lista con objetivos. No muy larga y por escrito, para que puedas revisarla con frecuencia y felicitarte con cada logro. ¿Qué quieres hacer? Pues inclúyelo y si te desvías será fácil darte cuenta y corregir el rumbo. A cada paso adelante prémiate y alégrate pues te acercas a la libertad y a la felicidad que tanto mereces.

Camina con la frente en alto

Y con alegría. Tu relación terminó, bueno ahora comienza lo mejor. Si lo ves bien, en realidad ¡ganaste! Pues ahora estás libre, más sabia o sabio. Con una gran experiencia y lleno(a) de vitalidad, de fuerza, de curiosidad también. Esa expectativa tan sabrosa de esperar lo próximo que la vida te traiga, sabiendo que tienes la fortaleza para superarlo todo, la experiencia para protegerte mejor la próxima vez que expongas tu corazón y para aprovechar al máximo cada vivencia.

Y cada nuevo paso generará en ti referencias nuevas también, de momentos alegres y felices. De logros que te hagan sentir orgullo y bienestar. Visualiza desde ya cada éxito y lo bien  que te vas a sentir y comienza a vivirlo ahora mismo. Te dará seguridad y podrás, mirando alto, con cualquier reto que se presente.

10 consejos para rehacer mi vida después del divorcio
Puntúa tu artículo